Perfil del Médico Geriatra

El Geriatra es el médico especialista en la atención integral de las Personas Adultas Mayores. Cuenta con los conocimientos y habilidades necesarias a través de una sólida preparación formal para realizar de manera holística, acciones de prevención, diagnóstico y tratamiento con fundamento en el saber del proceso de envejecimiento, la historia natural y fisiopatología de las enfermedades y síndromes geriátricos.Con criterio y a fin de planear los servicios en forma más eficaz, es capaz de coordinar al equipo inter y transdisciplinariamente, para brindarle el nivel de atención en salud más adecuado.

Con sentido responsable, cálido, tolerante, empático y, con un alto sentido de compromiso, genera en el paciente, en su familia, en la comunidad y con la misma sociedad, actitudes que propicien la autonomía del viejo en la medida de lo posible y propiciar los recursos necesarios para una muerte digna.

El médico geriatra tiene el juicio para seleccionar, analizar y valorar la literatura médica de la especialidad y de las áreas humanísticas y espirituales, aplicándolas con pertinencia a su quehacer cotidiano con el fin de sustentar, profundizar y ampliar sus acciones profesionales.

  • Del proceso de envejecimiento, epidemiología, historia natural y fisiopatología de las entidades nosológicas, síndromes geriátricos y cuidados paliativos.
  • De los métodos para la prevención primaria y secundaria de las enfermedades y síndromes geriátricos prevalentes en el adulto mayor (prevención gerontológica)Del proceso de envejecimiento normal y su relación con las enfermedades y la discapacidad del adulto mayor.
  • De la historia natural de la fragilidad y de la dependencia, sus manifestaciones, vías de adquisición y formas de prevenirlas.
  • De los aspectos de multimorbilidad, fragilidad y discapacidad en el adulto mayor.
  • De la indicación, utilidad, riesgos y complicaciones de los procedimientos diagnósticos y terapéuticos a su disposición.
  • Del uso apropiado de los fármacos.
  • De los diferentes modelos de atención en salud para adultos mayores.
  • De la finalidad, recursos necesarios y utilización racional de los mismos, para organizar y dirigir en forma más eficaz una unidad o un servicio de Geriatría, al tiempo de contar con la capacidad para guiar o participar en la formación de especialistas en éstos lugares.
  • De la organización de los servicios de la comunidad, sociales y de salud, tanto intra como extra hospitalarios, destinados a adultos mayores.
  • Del fomento del envejecimiento activo.
  • Del método científico y de la docencia.
  • Del método estadístico aplicable a la investigación clínica y epidemiológica del envejecimiento y sus implicaciones.
  • Del conocimiento de los cuidados espirituales y humanistas en la salud y bienestar del adulto mayor.
  • Para establecer una relación médico-paciente y médico-familia y cuidadores, de confianza mutua.
  • Para llevar a cabo una Valoración Geriátrica Integral mediante un interrogatorio ordenado, concreto, completo y congruente con el padecimiento, realizar una exploración física completa, metódica, precisa y congruente con los problemas del paciente.
  • Para integrar en forma oportuna y jerárquicamente ordenada, los diferentes problemas médicos existentes en un paciente y planear correctamente un programa de prevención, estudio, tratamiento y seguimiento, inclusive en casos de urgencia.
  • Para realizar el diagnóstico diferencial por el método de selección lógica de hipótesis alternativas, considerando las manifestaciones atípicas de la enfermedad.
  • Para la interpretación de los diferentes estudios de laboratorio y gabinete, accesibles y necesarios para atender pacientes con enfermedades de alta prevalencia.
  • Para realizar procedimientos diagnósticos y terapéuticos necesarios para la atención de enfermedades de alta prevalencia, incluyendo los que se requieren en casos de urgencia, siempre y cuando no requiera anestesia general, empleo del quirófano o equipo de tecnología compleja.
  • Para elaborar un plan inicial de atención y control, comprendiendo la importancia del equipo multidisciplinario y centrada en el respeto a la voluntad del paciente. Para proporcionar cuidados centrados en el paciente anciano con estados de salud complejos.
  • Para el cuidado de pacientes ancianos en modelos de atención en salud no hospitalarios.Para responder a las necesidades espirituales de los adultos mayores: empatía, comunicación, escucha activa y aceptación incondicional.
  • Para desarrollo de valores centrados en la persona: respeto, tolerancia, flexibilidad, empatía, calidez y gentileza.
  • Espíritu humanista y de servicio.
  • Especial disposición para el enfoque integral del paciente incluyendo aspectos biológicos, psicológicos y sociales.
  • Apertura para las necesidades de comunicación con pacientes, cuidadores y familiares.
  • Autocrítica que permita conocer sus limitaciones, solicitar apoyo cuando sea necesario y derivar al paciente cuando proceda.
  • Disposición para trabajar en equipo, como apoyo para otros especialistas, o como coordinador de un equipo de salud.
  • Disposición de superación y actualización permanentes, de trasmitir sus conocimientos y experiencias a pacientes, familiares, alumnos y compañeros.
  • Criterio para la selección de estudios diagnósticos y procedimientos terapéuticos que brinden mejores opciones en términos de salud, con menos molestias y menor costo social y económico para el paciente.
  • Sensibilidad para tener en cuenta las implicaciones personales, familiares y sociales de la atención de un paciente, para poder brindar una mejor orientación y apoyo o facilitar los mejores cuidados para los adultos mayores.Deseo y capacidad de trabajo interdisciplinario con equipos de saludConciencia de su responsabilidad social y de su importancia dentro del sistema de salud.
  • Actuar conforme a la bioética.