Bienvenidos a la página de el Consejo Mexicano de Geriatría, A.C.

Mensaje del Presidente

Es muy significativo para mí recibir la distinción con que el Consejo Mexicano de Geriatría ha tenido a bien honrarme. Aflora en mí la gratitud con que la recibo y el compromiso deenfocar mis esfuerzos en conciliar las diferentes expresiones y actuación de todos y cada uno de los geriatras.

El camino para llegar a recibir esta distinción no es fácil, pero si llegar es complejo, mantenerse en él demanda un trabajo continuado; no obstante, a pesar de las muchas dificultades y obstáculos que se puedan presentar, late dentro de mí, la convicción, el coraje y la honestidad por cumplir cabalmente con los estatutos que nos rigen, fuente de ética y misión, que independientemente de representar nuestra profesión, intentan hacer lo más humanamente perfecta nuestra vocación y, todo estocon la meta de atender a aquéllos que, confiados o recelosos, resignados o dubitantes, mantienen la esperanza de que pueda volver el equilibrio a su naturaleza tambaleante. La Geriatría es el camino que hemos elegido como una forma de vivir y servir.

Todos sabemos que el género humano se encuentra viviendo un nuevo y trascendental periodo de su historia derivado de cambios profundos y vertiginosos que se van agolpando día a día en todo el planeta, abarcando los ámbitos familiar, social, político, económico, cultural y tecnológico. Es indudable que estamos viviendo una época por demás interesante y demandante, y en lo que a la vejez se refiere, no admite que podamos ni debamos desentendernos de ella.

Debo señalar que desafortunadamenteexisten escuelas que sin la mínima exigencia de calidad en la selección de sus alumnos, sin examen de selección, con programas de capacitación de mala calidad y carentes de áreas clínicas y de profesores certificados, engañan a sus alumnos haciéndoles creer que saben Geriatría y que merecen ser llamados Geriatras. Por ello es necesaria e indispensable la existencia del Consejo Mexicano de Geriatría, órgano integrado por sus pares y regido por el Comité Normativo Nacional de Consejos de Especialidades Médicas – CONACEM – que se encarga de la certificación de los Médicos Geriatras en sus competencias y capacidades, vigilando que la calidad de los nuevos especialistas en Geriatría sea de excelencia y que la capacitación sea homogénea en las diferentes sedes de la escuela Mexicana de Geriatría, así como también que la educación médica sea continua y la adquisición de actualización de conocimientossea una práctica de los médicos Geriatras ya certificados.

Estamos en lo correctoal interpretar como una necesidad profundacrear conciencia en defensa de los valores humanos, certificar a médicos competentes y capaces, convencidos siempre de que apoyar todas las acciones orientadas a lograr este fin, nos hará sentirnos satisfechos por enfrentar con valor la oportunidad de servir a todos aquellos seres que en su camino por la vida nos entregan el preciado tesoro de su experiencia y sabiduría.

México requiere que los geriatras ejerzan su profesión con acierto, ética y compromiso social.Vigilar que así sea, es uno de nuestros objetivos y en ello habremos deinsistir.Al respecto, estoy plenamente consciente de la labor que me ha sido encomendada, asumiendodesde este momento el compromiso y la misión que enmarca a este Consejo: certificar a los médicos geriatras.

¡Obstáculos… habrá muchos, pero determinación y confianza para enfrentarlos… habrá aún más!

Gracias a mis maestros, a mis compañeros, a mis familiares y amigos y, a los pacientes que me otorgaron su confianza para atenderlos. De todos ellos aprendí y descubrí, en el acuerdo y en la polémica, los matices de mi carácter, así como también encontré en los rincones más profundos de mi persona todo lo que amo y valoro en este mundo.

Por último, y con la conciencia de que la gratitud es piedra angular en todo proceso de crecimiento personal y grupal y, con la certeza de que reafirmaremos en nuestras mentes la convicción de que sólo trabajando unidos, cada uno desde el lugar que nos corresponde, como grupo de Geriatras que somos, no importando el área ni institución a la que pertenezcamos, el logro de nuestras metas compartidas permanecerán a nuestro alcance, como una serie de tangibles realidades dedicadas a ayudar a las personas a las que servimos: los adultos mayores.

Con esta identidad y con la claridad de las tareas que debo cumplir, recibo orgullosamente la responsabilidad de estar al frente del Consejo Mexicano de Geriatría.Reitero mi compromiso de enfocar todos mis esfuerzos en su conducción eficaz para llevar a buen término su misión, misma que requiere de inteligencia, conciencia crítica y propositiva para enfrentar los problemas que aquejan a nuestra Nación.

Dra. Gisela Millán Mendoza